Tomás Bisonó 6 diciembre, 2016

Excelentes resultados dirigidos por un profesional

Resulta de mucha satisfacción cerrar el año con 4 marcas nacionales, victorias en distancias cortas que no son mi especialidad, victorias en aguas abiertas, que antes no lo hacíamos y por ende orgullosos por los resultados del esfuerzo bien canalizado y dirigido por un profesional como Tomás Bisonó, responsable del diseño del ciclo de entrenamientos de casi 6 meses.

Durante nuestra experiencia en competencias Master lo habíamos hecho en una o máximo dos competencias al año y realmente nos preparábamos solo para la última competencia del año.

Además de practicar y competir en Natación, pretendimos competir (con muy poco éxito) en ciclismo e incluso intentamos hacer triatlón, por lo que nuestros entrenamientos estaban muy hacia mejorar nuestra capacidad aeróbica, aunque con algún énfasis en mis estilos que tradicionalmente fueron mis especialidades, mariposa y muy especialmente el dorso.

En el 2015 habíamos hechos paninos en aguas abiertas, con relativo éxito en nuestra categoría, a pesar de la fobia al mar que siempre hemos tenido. Pero en este año 2016, se forma el equipo Master del Santo Domingo Country Club, viéndonos obligados a tener un año mucho más activo en términos de participaciones en competencias, participando en todas las competencias Master durante la 1era mitad del año. Posteriormente nos entusiasmamos con entrenar mucho más en serio y para esto decidimos buscar la ayuda de un entrenador profesional.

Acordamos con Tomás Bisonó en julio y él nos programó un ciclo de entrenamientos con miras al X Invitacional Internacional Master de los Delfines del Naco y desde el mismo mes de agosto, a pesar de que no hicimos descensos ante ninguna competencia previa a la meta, comenzamos a mejorar algunas de nuestras marcas personales, llegando a establecer algunas marcas nacionales.

Durante los entrenamientos nos tocó acordarnos de aquellos tiempos en los que entrenábamos pensando en lograr ser selección nacional y lograr representar bien a nuestro país, poniéndonos bálsamos en las noches, tomando vitaminas, minerales, proteínas, mejorando la dieta, para tratar de lograr una adecuada recuperación muscular. También, tuvimos que leer de nuevas técnicas de entrenamiento, para tratar de entender todo lo que acertadamente Bisonó nos hizo hacer, en las prácticas diarias.

En septiembre, sin hacer ningún cambio en los entrenamientos, los cuales estaban enfocados especialmente para 200 metros Mariposa y Dorso, nos embarcamos en nadar 10 kilómetros en piscina, logrando la mejor marca del grupo que lo hicimos. Mientras que en aguas abiertas seguimos cosechando algunos éxitos, como el de haber bajado casi 4 minutos a nuestra marca personal en el Cabo Rojo Challenge, evento en el que se nadan 3,900 metros, y logrando el 1er. Lugar Overall en la primera semana de octubre.

En noviembre en la competencia meta, del Club Naco, logramos tres medallas de oro y dos de plata, dos nuevas marcas nacionales en 200 metros mariposa y 200 metros dorso, además del 3er. Lugar en la puntuación general de la categoría 50-54. Pero no obstante esto, nos motivaron a que nos inscribiéramos en una competencia juvenil, para nadar y cronometrar oficialmente, los tiempos en 400 y 800 metros estilo libre, cosa que hicimos, logrando establecer récords en ambos nados.

Resulta de mucha satisfacción cerrar el año, con 4 marcas nacionales, victorias en distancias cortas que no son mi especialidad, victorias en aguas abiertas, que antes no lo hacíamos y por ende orgullosos por los resultados del esfuerzo bien canalizado y dirigido por un profesional como Tomás Bisonó, responsable del diseño del ciclo de entrenamientos de casi 6 meses.