Tomás Bisonó 18 julio, 2016

Respirar, morir o nadar

La respiración durante la práctica de la natación parece algo trivial. Los mecanismos que inciden en la oxigenación correcta de nuestros cuerpos cuando hacemos ejercicio trabajan mejor cuando logramos una buena frecuencia de respiración y cuando lo hacemos en el momento preciso.

Respirar mientras nadamos es un acción obligatoria. En fin, si no lo hacemos padeceremos un fin predecible. Aún con esto en mente, la respiración en la natación no es algo tan simple. En primer lugar debemos saber cómo respirar correctamente, o sea, en qué momento hacerlo cuando nadamos. Asimismo, debemos aprender a desarrollar un patrón de respiración apropiado para que nuestros estilos se mantengan balanceados. El dominio de todos estos aspectos no se logra fácilmente.

Para los estilos como el libre y la mariposa, no lograr un correcta sincronización de la respiración con la brazada podría causarnos serios problemas al nadar. Uno de ellos es la desaceleración del ritmo de brazadas. Otra de las barreras que los nadadores pueden enfrentar es el aumento de la resistencia que el agua ejerce sobre el cuerpo. Esto sucede más frecuentemente cuando levantamos mucho la cabeza para respirar. Independientemente de los retos que enfrentemos al intentar desplazarnos mejor a través del agua, lo cierto es que el suministro de oxígeno hacia los músculos como fuente de energía es vital para poder mantener la velocidad durante la práctica de la natación.

Respirar en mariposa
Respirar en mariposa

Una de la experiencias más desagradables que jamás tuve con el suministro de oxígeno durante una de mis carreras como nadador la viví durante el evento de los 200 metros libre en los Campeonatos Panamericanos de Natación Máster. En el año 2015, estos campeonatos fueron celebrados en la ciudad de Medellín, Colombia. La carrera de los 200 libre siempre ha sido mi talón de aquiles. Como nadador élite nunca logré establecer una única estrategia de carrera que me permitiera producir resultados consistentes una y otra vez.

En Medellín, ahora como nadador máster, sería evidente que las cosas no habían cambiado mucho en dos décadas. Esas 4 vueltas a la alberca de 50 metros me aterraba. Aunque había entrenado por casi un año para participar en los Panam Masters, el simple hecho de nadarlas en altura (Medellín está situada a 1495 metros sobre el nivel del mar) añadía un elemento que no podía controlar y para el cual no pude prepararme en mi ciudad natal de Santo Domingo.

Cuando me preparaba par la carrera decidí que lo mejor que podía hacer era iniciarla a toda velocidad y ver que pasaría durante la segunda mitad de la misma. Sí que pague un precio caro por tomar ese riesgo. Los efectos de la producción lactato parecen multiplicarse en la altura de ciudades como Medellín y en esa mañana de Julio del 2015 sentí que estuve a punto de ahogarme.

Logré finalizar la carrera, registrando un tiempo respetable, pero partí de regreso a Dominicana valorando más que nunca el poder respirar bien durante una carrera de natación.

Panam Masters Medellin
Panam Masters Medellin

Irónicamente, la manera más efectiva de nadar es hacerlo sin respirar. Desafortunadamente, en cualquier carrera más larga de 50 metros el no respirar causaría que el cuerpo cree una dependencia catastrófica de las fuentes de energía anaeróbicas. Una de las consecuencias más serias de este cambio es la reducción del nivel de pH del cuerpo. Una vez que el cuerpo se torna más acídico, los músculos empiezan a perder su habilidad de recuperación.

Preguntarán ustedes, ¿cuál entonces es la manera más efectiva de incrementar el pH? Bueno, respirando. El mecanismo que retorna a la normalidad los niveles de pH de nuestro cuerpo se asemeja al de una locomotora de vapor. En el caso de la locomotora, mientras más rápido esta se desplaza más vapor deja salir. En el caso del cuerpo humano, mientras más rápido respiramos más dióxido de carbono exhalamos, lo que ayuda a incrementar su pH.

Mantener un ritmo respiratorio constante durante la práctica deportiva a alta intensidad no solo ayuda a mantener el pH a niveles aceptables, también contribuye a prevenir la acidosis mediante el perfecto suministro de oxígeno a nuestros músculos. Este sistema oxidativo es esencial para lograr niveles óptimos de desempeño en la natación de alto rendimiento.

Durante los primeros 20 a 25 segundos de una carrera de natación, cuando agotamos las moléculas que nos proveen de energía explosiva; moléculas como la Fosfocreatina, nuestro organismo recurre a los dos sistemas de energía restantes, el aeróbico y el anaeróbico. Aunque el sistema aeróbico produce más ATP (Adenosina Trifosfato) por molécula de glucosa utilizada que el sistema anaeróbico, es este último que produce ATP más rápidamente. Cada uno de estos sistemas tiene sus ventajas, pero es sólo el sistema anaeróbico que tiene la capacidad de reducir el pH de nuestro cuerpo. En otras palabras, mientras más logremos utilizar el sistema aeróbico para producir ATP por más tiempo podremos mantener la potencia mientras nadamos.

Molecula ATP
Molecula ATP

Si comparamos la frecuencia respiratoria de los nadadores competitivos con la de otros deportistas, la frecuencia de los atletas especialistas en natación es significativamente menor. Con esta información en nuestro poder podemos argumentar que en la mayoría de los casos los entrenamientos de natación se llevan a cabo de manera hipóxica. Esto significa que al entrenar con un suministro limitado de oxígeno hacia los pulmones, los nadadores desarrollan otros mecanismos en sus cuerpos que les permite llevar oxígeno de manera eficiente a sus músculos y a controlar mejor la producción de lactato.

Conclusión

Para desarrollar aún mejor los mecanismos ya mencionados, podemos recurrir a entrenar en altura, donde el suministro de oxígeno a los músculos es más restringido. Pero, cuando se trata de competir en esos ambientes, en realidad no es una experiencia agradable. Para mi, competir en ausencia parcial de oxígeno durante los Panamericanos Máster de Medellín constituyó una vivencia que nunca olvidaré. En la altura, tal vez no tengamos alternativa, pero a nivel del mar no tiene sentido alguno privarnos el consumo de oxígeno. Esto significa que cuando practicamos a la natación en atmósferas normales debemos respirar más, no menos.

Referencias

  • Hall Sr., G. How oxygen affects our bodies in a swim race. Para The Race Club. [Revisado en Julio 2016]
Relacionados
  • Tomás Bisonó 17 junio, 2017

    Super atleta: cuerpo, cerebro y mente

    El entrenamiento físico es importante, pero cuando lo conjugamos con un adecuado entrenamiento de ...
  • Tomás Bisonó 31 marzo, 2017

    Mente Sobre Cuerpo

    El entrenamiento físico es importante, pero cuando lo conjugamos con un adecuado entrenamiento de ...