Tomás Bisonó 8 diciembre, 2015

Rasgos que distinguen a los grandes nadadores

Los rasgos que distinguen a los grandes campeones en natación nos revelan que sólo el talento no es suficiente para logra el éxito en nuestro deporte. La actitud, el esfuerzo y la dedicación son elementos vitales para que estos nadadores hayan llegado a la cúspide de la natación competitiva.

Recientemente, luego de haber atravesado por dos competiciones importantes, una máster y una de nadadores de grupo por edades, finalmente ha llegado el final de la temporada de competencias. Muchas emociones vividas y sorprendentes marcas observadas, fue lo que caracterizaron las últimas semanas de mi vida en el mundo de la natación.

Durante dos fechas por separado, viví la emoción de ver a compañeros de antaño y nuevos talentos combatir en el agua como verdaderos campeones. Forjamos nuevas amistades, logrando salir con una idea de lo que varios nadadores jóvenes con talento son capaces de hacer. Esas hazañas tienen el potencial de despertar nuevas metas para el futuro cercano.

Después de ser testigo de tal despliegue de talento, empecé a razonar sobre lo que se requiere para alcanzar la cúspide del deporte. Los que una vez fuimos atletas de alto rendimiento sabemos muy bien el sacrificio que hay que asumir para lograr escalar dentro del deporte élite. Pero, ¿qué es lo que diferencia a los grandes atletas del resto?

Aquellos nadadores que logran codearse con los mejores del mundo, a parte de haber nacido con un gran talento, encontraron sus rutinas ideales de entrenamiento que les permitieron alcanzar los peldaños mas altos de su deporte. Este hecho no les llegó de manera fortuita. La correcta combinación de atleta, entrenador y especialistas de otras ramas profesionales, componen la receta perfecta para que un atleta obtenga las mejores probabilidades de alcanzar el éxito.

En un artículo que leí recientemente, el famoso entrenador Australiano Wayne Goldsmith relata algunos de los rasgos que caracterizan a los mejores nadadores; lo que los hace grandes.

1. El éxito lo determina el nadador, no el entrenador

Los mejores entrenadores del mundo te lo dirán si se lo preguntas, la importancia en la actitud del nadador, su compromiso y su competitividad son los factores que más distinguen a los mejores nadadores del mundo.

Sin importar la metodología de entrenamiento, filosofía detrás de la preparación del atleta, volumen de entrenamiento, diseño de las series en las prácticas o el plan a largo plazo a seguir, la decisión final de cuán exitosa será su carrera atlética recae por completo sobre el nadador(a).

En este sentido no existen coincidencias. Según los comentarios del Sr. Goldsmith, los nadadores más exitosos asumen un completo compromiso con sus objetivos y es justo esta cualidad la que los propulsa hacia la cima de su deporte, no tanto las cargas de entrenamiento, tipo de equipamiento que utilizan, ejercicios de técnica o periodización.

2. Arduo trabajo, sin atajos

Es irrelevante si tu entrenador apoya su filosofía de entrenamientos en un alto volumen de metros o si sus creencias lo llevan a prescribir entrenamientos de alta intensidad, lo que si nos queda claro es que en el deporte de alto rendimiento no existen atajos hacia el éxito. La natación sigue siendo un deporte en el cual hay que entrenar de manera consistente para lograr mejoras de una meras centésimas de segundo.

Un error que muchos atletas cometen es concluir que los programas orientados a los entrenamientos de sprints son más fáciles de realizar que su contraparte voluminosa. Asumir esta postura puede tener un desenlace desastroso.

Muchos entrenadores de la élite mundial pueden darte una idea de las horas de entrenamiento que registran los sprinters. Si bien es cierto que no pasan tanto tiempo dentro de la piscina, estos atletas comúnmente agotan entre 24 y 30 horas de práctica a la semana. Uno de estos entrenadores comentó:

“nuestro enfoque no es entrenar por menos tiempo, nuestro éxito se centra en no perder el tiempo.”

3. Se rehusan a esperar

Para lograr grandes cosas, debes de esforzarte todo el tiempo, no solamente cuando te sientas motivado para hacerlo. El momento de dar lo mejor de ti es todo el tiempo. Los grandes nadadores no esperan para ir detrás de sus metas y sueños. Ellos y ellas reconocen que dejar el esfuerzo para otra ocasión podría ser muy tarde.

No busques la aprobación de tu entrenador o de tus compañeros. Persigue tus objetivos con gallardía, esfuérzate todos los días por mejorar y conviértete en el mejor nadador que puedas ser. No esperes a mañana, el momento es ahora.

4. Enfoque en los detalles

El trabajo enfocado en los detalles de carrera puede ser el factor determinante entre una victoria o una derrota, el estudio meticuloso de cada uno de ellos es un rasgo común de los mejores atletas del mundo. Lo que más sorprende de su comportamiento es que no sólo estudian sus propios movimientos, también estudian los de sus rivales.

Los mejores deportistas del mundo entienden perfectamente que su éxito puede quedar definido al final de la carrera. Por eso, en natación, atletas como Michael Phelps, Ryan Lochte, Chad Le Clos, Felipe Franca, Katinka Hosszu y otros, dedican horas enteras a perfeccionar este aspecto de sus carreras. Son tan enfáticos en su dedicación hacia este aspecto que sus acciones podrían catalogarse como adictivas.

Conclusiones

Si de veras deseas convertirte en ese atleta que rompe todas las barreras. El que da el ejemplo con su ética de trabajo y nivel de sacrificio. Aquel que sabe que para desarrollar todo su potencial no hay atajos y está dispuesto a hacer sacrificios para lograrlo. Aquel o aquella que sabe que la motivación viene desde adentro. Está dispuesto a trabajar incansablemente y más fuerte que el resto de sus competidores. ¿Serás tú ese atleta? Tu dirás. Eres dueño de tu propio destino. Apoderate de él.

Relacionados
  • Tomás Bisonó 17 junio, 2017

    Super atleta: cuerpo, cerebro y mente

    El entrenamiento físico es importante, pero cuando lo conjugamos con un adecuado entrenamiento de ...
  • Tomás Bisonó 31 marzo, 2017

    Mente Sobre Cuerpo

    El entrenamiento físico es importante, pero cuando lo conjugamos con un adecuado entrenamiento de ...